Una mochila es tu compañera de viajes y NUNCA debería convertirse en la enemiga de tu espalda. Por eso, debe ser ergonómica y permitir que la lleves contigo por varias horas sin que sea una molestia. Uno de los errores más comunes de todo viajero es llevar una mochila solo porque se ve bonita y no por su funcionalidad. Así que en 4nomads hemos preparado este checklist de 5 características fundamentales que toda buena mochila debe tener.


Cinturón lumbar

Una buena mochila permite que el peso lo lleven las piernas y no tu espalda. El cinturón lumbar es el que hace esto posible y también te dará mayor equilibrio y estabilidad al tener la mochila puesta. Además, recuerda siempre que debe ir abrazando tu cadera y no tu cintura.

cinturón lumbar de mochila

Mientras más grande sea la mochila, el cinturón deberá ser más grueso y acolchado para soportar el peso. Este es el básico de básicos y es necesario para cualquier mochila de 30 litros en adelante, pues a partir de ese tamaño de mochila el peso que llevas empieza a ser considerable. Recuerda que el tamaño de las mochilas se mide en litros de capacidad, puedes leer más aquí.


Cintas y correas

Probablemente has notado que las mochilas de viaje tienen muchas cintas y correas por todos lados. Sin embargo, hay dos que son fundamentales. Primero están las cintas de ajuste, que son aquellas que están en las asas de la mochila. Estas permiten regular la altura de la mochila para que se adecue a tu estatura y tu espalda.

El segundo tipo es la cinta o correa pectoral. Esta correa cumple un rol similar al del cinturón lumbar, pues te da más equilibrio al caminar y distribuye mejor el peso.

correas de ajuste y compresión en mochilas

Finalmente, en el caso de las mochilas de gran tamaño es de gran utilidad tener cintas de compresión. Estas son las cintas que van por fuera de la mochila y que permiten comprimir su volumen, de modo que ayudan a que el equipaje esté compacto y sea más estable.


Bastidor o estructura interna

El bastidor es como el esqueleto de la mochila y el responsable de hacer que se mantenga firme, incluso cuando está vacía. Se ubica en la zona de la espalda y también ayuda a transferir el peso al cinturón lumbar. Es fundamental que cualquier mochila de 45 litros a más tenga un bastidor y que este sea rígido. Puede ser de aluminio o de fibra de carbono, y es menos recomendable que sea de plástico (muy frágil) o de metal (muy pesado).

bastidor de una mochila

Ten en cuenta que no siempre será visible, pues en la mayoría de mochilas este estará cubierto por el tejido.


Espaldar acolchado y transpirable

Una buena mochila siempre tiene un sistema de ventilación en el espaldar para mantenerte fresco. Esto no significa que debe tener un ventilador incorporado, sino que la tela que cubre esta parte de la mochila sea transpirable. Por ejemplo, algunas opciones son que la mochila tenga una malla para que haya un flujo de aire por tu espalda o que el acolchado tenga orificios por los que circula el aire. Con esto, la comodidad de tu espalda está garantizada.

espaldar transpirable en mochila

Material resistente

Una buena mochila de viaje debe estar preparada para estar en contacto con piedras, ramas y tierra. Lo que además permite que sea un producto duradero. Por eso, las mochilas outdoor suelen estar hechas de nylon, que es un material mucho más resistente y con mayor grado de impermeabilidad que el poliéster. Además, muchas incluyen tecnología ripstop, que significa que son antidesgarro. Así que si la mochila llega a sufrir un pequeño corte, este no podrá extenderse y el tejido de la mochila no se deshilachará.

material y cobertor para lluvia

Y si hablamos de resistencia, un plus de cualquier mochila es tener un cobertor de lluvia. Este elemento es fundamental cuando uno viaja a la sierra y la selva del Perú, pero también es útil para proteger la mochila de la tierra y la mugre. Por ejemplo, si viajas en avión y tu mochila va en cabina es una buena idea cubrirla con su protector de lluvia. Así, la mochila no se maltratará y el protector se puede lavar fácilmente.


BONUS: La apariencia

Si ya verificaste que tu mochila cumple esas 5 características fundamentales, entonces ahora toca escoger la que más te guste. No dejes que alguien te diga que el color de la mochila no importa. Al fin y al cabo, será tu compañera por muchos años y viajarás con ella a diferentes lugares, así que tiene que gustarte cómo se ve y tiene que darte ganas de llevarla contigo. La apariencia sí es importante, solo que antes debes evaluar su funcionalidad.

La siguiente vez que debas escoger una mochila toma en cuenta que cumpla estas 5 características. Siempre lleva una mochila outdoor y no viajes con mochilas artesanales o que no están preparadas para el uso que les darás. Se trata de tu salud y tu espalda te lo agradecerá.

Si quieres ver las mochilas de nuestro catálogo, puedes revisarlas aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Presiona fuera para ocultar la barra de comparación
Comparar
Abrir Whatsapp
1
¿Tienes alguna duda?
¡Hola!
Si tienes alguna duda o necesitas una recomendación, estamos aquí para ayudarte.